Las máquinas expendedoras no son sólo para pillar agua, refrescos y chocolatinas. De hecho hay vendings para casi todo (especialmente en Japón). Y en el sector industrial no íbamos a ser menos: cada vez son más las empresas manufactureras de cierta envergadura que tienen dentro de sus naves máquinas expendedoras de Equipos de Protección Individual (EPIs). Taquillas automáticas que en el mismo lugar de trabajo suministran a los operarios guantes de protección, gafas de seguridad, tapones auditivos, mascarillas, cascos, chalecos, y demás material de trabajo (herramientas, brocas, discos de corte…).

Pero, ¿por qué deberías tener en tu fábrica o taller una o más máquinas expendedoras de EPIs? Aquí tienes 5 buenas razones:

  1. REDUCE EL CONSUMO.- Las taquillas suministradoras automáticas de equipos de protección laboral facilitan la adopción de hábitos de consumo racionales, hasta el punto que se puede conseguir entre un 20 y un 40% de ahorro en consumibles. Esto es gracias a que cada empleado dispone de su propia tarjeta personal o PIN de acceso, lo que permite a la empresa saber quién, cuándo y qué ha cogido, y de este modo establecer controles o límites de consumo de forma individualizada.

Reduces el consumo de EPI (permite detectar abusos)

  1. MEJORA LA GESTIÓN DEL INVENTARIO.- También se reduce el inventario, ya que sólo se compra lo que se consume. Y es que estas vending disponen de un software que controla el stock disponible, de tal manera que cuando las existencias se están agotando se envía al proveedor una alerta automática, lo que permite reponer con antelación la máquina expendedora. No hay órdenes de compra, ni se queda uno sin existencias, tampoco hay exceso de inventario. Tienes lo que necesitas siempre que lo necesitas.

Hay reaprovisionamiento automático

  1. MEJORA LA PRODUCTIVIDAD.- ¿Te suena esta historia? Tu línea de producción está a pleno rendimiento, y de repente a uno de tus trabajadores se le rompen las gafas protectoras, y por motivos de seguridad hay que interrumpir la línea de producción. Con demasiada frecuencia eso significaría un largo paseo hasta el almacén central para ir a buscar unas nuevas gafas, lo que supondría una pérdida de tiempo y, por ende, de productividad. ¿Cómo te ayuda la maquina expendedora con este tipo de problema? Bueno, cuando colocas los productos en la máquina y la ubicas donde trabajan tus operarios eliminas este problema. No más visitas al almacén, no más largas esperas, no más dependencia de personal interno específico que proporcione el material… Simplemente, en cuestión de segundos, el trabajador accede a la máquina con su clave de empleado, selecciona el EPI que necesita y a continuación vuelve a su trabajo. Así de rápido y sencillo. Y todo ello con disponibilidad permanente: 24 horas siete días a la semana 365 días al año.

Tu productividad aumenta al poner los suministros justo en el lugar de trabajo donde la gente los necesita

  1. CONTROL EXHAUSTIVO.- Cada empleado tiene su propia identificación personal (tarjeta o PIN), con lo que puedes rastrear quién accede a la máquina, qué artículo retira, que cantidad, cuando lo hace… Los datos de consumo son exactos, lo que ayuda no solo a evitar sobrecostes y gestionar mejor tu presupuesto (permite un mayor control del consumo), sino también a garantizar que cada trabajador tenga únicamente acceso al equipo de protección indicado para su puesto de trabajo.

 Control estadístico personalizado

  1. REDUCE EL RIESGO DE ACCIDENTES.- Estás promoviendo el uso de EPIs entre tus empleados por el simple hecho de darles acceso a los productos adecuados en el mismo lugar donde realizan su trabajo. En efecto, es más probable que un trabajador use guantes de protección si los tiene a tiro, que no si tiene que desplazarse a un almacén para tratar de conseguirlos. Al final estás promoviendo comportamientos más seguros entre tus trabajadores, y en consecuencia disminuyes las probabilidades de accidentes laborales.

Mayor protección individual

Hemos visto 5 argumentos a favor de la instalación de máquinas expendedoras de EPIs. Ahora bien, no todas las compañías tienen las mismas necesidades. De hecho, este sistema vending no te interesa a nivel coste/beneficio si tu empresa no llega a los 100 operarios. Pero a partir de ese número de trabajadores es una solución que debes tener en cuenta por las 5 razones que hemos explicado. Eso sí, antes has de llevar a cabo un estudio pormenorizado para encontrar el tipo de máquina adecuada para tu planta, saber cuántas necesitas y colocarlas en el lugar idóneo.

Algunos proveedores de vending de suministro de equipos de protección laboral son Gesmatik, Eureka e Invend, entre otros.